China admite que su vacuna contra el COVID-19 no es muy efectiva

En una admisión de la debilidad de las vacunas contra el coronavirus chino, el principal funcionario de control de enfermedades del país dice que la efectividad es baja y que el gobierno está considerando mezclarlas para darles un impulso.

Las vacunas chinas «no tienen tasas de protección muy altas», dijo el director de los Centros para el Control de Enfermedades de China, Gao Fu, en una conferencia el sábado en la ciudad suroccidental de Chengdu.

Beijing ha distribuido cientos de millones de dosis en otros países al mismo tiempo que trata de promover dudas sobre la efectividad de las vacunas occidentales.

“Ahora se está considerando formalmente si debemos usar diferentes vacunas de diferentes líneas técnicas para el proceso de inmunización”, dijo Gao.

Investigadores han descubierto que la tasa de efectividad de una vacuna contra el coronavirus de Sinovac, un desarrollador chino, para prevenir infecciones sintomáticas es tan baja como 50,4%. En comparación, se descubrio que la vacuna fabricada por Pfizer tiene una eficacia del 97%.

Beijing aún no ha aprobado ninguna vacuna extranjera para su uso en China, donde surgió el coronavirus a fines de 2019. 

“Todos deberían considerar los beneficios que las vacunas de ARNm pueden brindar a la humanidad. Debemos seguirlo cuidadosamente y no ignorarlo porque ya tenemos varios tipos de vacunas». 

Gao planteó previamente preguntas sobre la seguridad de las vacunas de ARNm. La agencia oficial de noticias Xinhua lo citó diciendo en diciembre que no podía descartar efectos secundarios negativos porque se estaban utilizando por primera vez en personas sanas. 

Los medios de comunicación estatales chinos y los blogs populares de salud y ciencia también han cuestionado la seguridad y eficacia de la vacuna Pfizer.

Hasta el 2 de abril, unos 34 millones de personas habían recibido las dos dosis requeridas por las vacunas chinas y alrededor de 65 millones recibieron una. Los expertos dicen que la combinación de vacunas podría aumentar las tasas de efectividad. Los ensayos en todo el mundo buscan mezclar vacunas o administrar una inyección de refuerzo después de un período de tiempo más largo.