Corea del Norte advierte a los jóvenes que no utilicen jerga de Corea del Sur

El periódico oficial de Corea del Norte advirtió a los jóvenes que hablen el idioma estándar del país, se abstengan de usar la jerga surcoreana y sigan los «estilos de vida tradicionales» del Reino Ermitaño.

El Rodong Sinmun publicó un editorial abrasador el domingo contra la influencia progresiva del Sur en todo, desde peinados y modas hasta la palabra hablada.

«La penetración ideológica y cultural bajo el colorido letrero de la burguesía es incluso más peligrosa que los enemigos que están tomando armas», dijo, informó el medio, citando a la agencia de noticias Yonhap de Corea del Sur.

Tras declarar que está en juego nada menos que el futuro del sistema político norcoreano, el portavoz del gobernante Partido de los Trabajadores dijo a los jóvenes residentes que se apeguen al idioma «superior» de su país, que se basa en el dialecto hablado en Pyongyang.

“Cuando las nuevas generaciones tienen un sentido ideológico sólido y un espíritu revolucionario, el futuro de un país es brillante. Si no, los sistemas sociales y la revolución de décadas perecerán. Esa es la lección de sangre en la historia del movimiento socialista mundial ”, dijo Rodong Sinmun.

Aquellos que sean encontrados violando una nueva ley radical que busca erradicar la influencia extranjera pueden enfrentar la cárcel o incluso la ejecución.

Entre los términos de la jerga surcoreana que el régimen deshonesto ha tratado de eliminar está «oppa», que las mujeres han llamado a sus maridos. La palabra significa «hermano mayor», pero a menudo se usa para referirse a un novio, según el medio.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, calificó recientemente al K-pop como un «cáncer vicioso» que corrompe a los millennials norcoreanos, informó The Guardian.

Las personas atrapadas con una gran cantidad de medios de comunicación de Corea del Sur, Estados Unidos o Japón enfrentan la pena de muerte, mientras que las personas atrapadas viéndolo enfrentan 15 años en un campo de prisioneros.

A pesar de los riesgos, los norcoreanos continúan gravitando hacia los medios extranjeros, incluidos los dramas televisivos de Corea del Sur introducidos de contrabando en el país.

Yang Moo-jin, profesor de la Universidad de Estudios de Corea del Norte, le dijo al Korea Herald que Kim, educado en Suiza, “es muy consciente de que el K-pop o la cultura occidental podrían penetrar fácilmente en la generación más joven y tener un impacto negativo en su cultura. sistema socialista «.