Derrame de crudo en Colombia amenaza rios y bosques.

Ya son 22 días sin poder detener el derrame de crudo en Barrancabermeja, no han podido establecer un balance de daños producto de la emanación de petróleo que se registra desde hace 22 días en el pozo Lizama 158. Se vertió sobre las aguas del río Sogamoso, y la corporacion Yariguíes, un grupo ecologico, ha rescatado 1.200 especies que entre ellas estan reptiles, aves y vertebrados que quedaron atrapados en el crudo.

Asi también, Ecopetrol aseguro que se han rescatado 1.177 animales entre  serpientes, ranas, peces, boas, tortugas, babillas, iguanas, faras, morrocoyes, cangrejos y varios tipos de aves.

Ante este afloramiento del hidrocarburo, que se fundió con gas, agua y barro, la estatal petrolera activó un plan de contingencia con la instalación de 15 puntos de contención y el trabajo de 23 cuadrillas de limpieza, aun asi ese desastre no cesa y según entidades ambietales la longitud del fluido alcanzo 30 km de longitud.

se han sacado aproximados de almenos 2.000 familias que han perdido terrenos y animales. El gobernador de Santander, Didier Tavera, señaló que se han removido del suelo unos 20.000 barriles de petróleo.

Son miles de especies, entre aves, peces y vertebrados, las que se han logrado recuperar, pero es incalculable la mortandad de animales que viven en las aguas y laderas de las quebradas y el río. Tememos que llegue a la ciénaga El Llanito y afecte especies en vía de extinción como lo es el manatí”, dijo Leonardo Granados, abogado y miembro de la Corporación Yariguíes.

Sobre el origen de esta emergencia, Ecopetrol explicó que el daño corresponde a una falla directa del lugar, pues una evidencia obtenida en el marco de una investigación en el terreno señala que el pozo, que se encuentra inactivo y en estado de abandono desde el 2006, pudo haber perdido el revestimiento de los tubulares, lo que ocasionó el derramamiento del crudo.

El ministro del Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo, se declaró “muy preocupado” con la emergencia causada por el afloramiento de una mezcla de petróleo, agua y barro en el pozo la Lizama, en zona rural de Barrancabermeja, que ya contaminó 24 kilómetros de la quebrada La Lizama y de Caño Muerto, afluente del río Sogamoso, que también se está viendo afectado.