El Papa Francisco besa el tatuaje de una sobreviviente del Holocausto en un momento tierno

El papa Francisco compartió un momento conmovedor con una sobreviviente del Holocausto el miércoles, besando el número tatuado en su brazo por los nazis cuando era niña.

El tierno gesto se produjo cuando el líder de la Iglesia Católica saludó a los fieles después de una audiencia general en el Patio San Dámaso de la Ciudad del Vaticano.

Lidia Maksymowicz, una ciudadana polaca que fue deportada a Auschwitz desde su Bielorrusia natal a la edad de 3 años, se arremangó para revelar el tatuaje y Francis se inclinó para besarlo antes de abrazarla.

“Con el Santo Padre, nos entendíamos con nuestros ojos. No teníamos que decirnos nada, no había necesidad de palabras”.

Maksymowicz, de 80 años, pasó tres años en el área infantil del campo de concentración y fue sometido a experimentos médicos por el médico nazi Josef Mengele, el llamado “Ángel de la Muerte”. 

Cuando el campo fue liberado en 1945, fue acogida por una familia católica polaca.

Ahora que vive en Cracovia, Maksymowicz hizo una visita a Italia como invitada de la Asociación Memoria Viva de Castellamonte, para compartir su experiencia del Holocausto con los jóvenes.

Quería aprovechar su viaje, que había sido pospuesto varias veces debido a la pandemia, para venir a Roma y encontrarse con el pontífice.

Su acto afectuoso “me ha fortalecido y reconciliado con el mundo”, dijo.

El Papa rindio homenjae a los sobrevivientes del Holocausto en el pasado, incluida una visita en 2014 al Memorial del Holocausto Yad Vashem en Israel.