Hallan cadáveres de migrante colombiana y su hija, de 11 años, en el desierto

Una mujer colombiana y su hija de 11 años fueron encontradas muertas en un desierto de Arizona en medio de temperaturas abrasadoras el mes pasado, abandonadas por un traficante de personas mientras intentaban hacer el peligroso cruce hacia Estados Unidos desde México, dijeron funcionarios e informes.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Dijo que los oficiales encontraron a la madre y la hija fallecidas, y a un segundo hijo que aún estaba vivo, el 25 de agosto, luego de responder a una llamada al 911 sobre una familia de tres personas en peligro en la reserva Cocopah, cerca de Yuma, Arizona.

La mamá fue identificada como Claudia Marcela Peña, que dijo que obtuvo su llamada desesperada a las autoridades, realizada momentos antes de que aparentemente sucumbiera al calor.

“Por favor ayúdenme, me voy a desmayar”, le dijo Peña al operador del 911, según el medio.

La mujer y sus hijos, incluido el niño pequeño sobreviviente, habían estado tratando de reunirse con su esposo en Estados Unidos, según el informe.

Los familiares dijeron que los tres fueron abandonados en el desierto, donde las temperaturas en agosto alcanzan máximos de 102 grados, por un «coyote» o contrabandista de personas, que los estaba llevando al otro lado de la frontera.

Se podía escuchar a uno de sus hijos suplicar: «Mami, tengo hambre» en el fondo, según el informe.

Luego, el operador le envió a Peña un mensaje de WhatsApp pidiéndole que compartiera su ubicación. Su teléfono murió unos minutos después. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia confirmó la muerte de la madre y la hija y dijo que sus cuerpos no mostraban signos de violencia, según un forense.

El niño de 2 años que fue encontrado con vida fue internado en un centro de menores en California. La Oficina de Reasentamiento de Refugiados mantendrá al niño bajo su custodia hasta que sea colocado con un familiar en Estados Unidos o Colombia, dijeron las autoridades.

El Consulado de Colombia en Los Ángeles dijo que se estaba coordinando con familiares en Estados Unidos y la nación sudamericana.