Japón teme que las variantes de COVID-19 estén detrás de una posible cuarta ola

TOKIO – Las autoridades sanitarias de Japón están preocupadas porque las variantes del coronavirus están impulsando una cuarta ola en la pandemia a tan solo 109 días para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Las variantes parecen ser más infecciosas y pueden ser resistentes a las vacunas, que todavía no están disponibles en Japón. La situación es peor en Osaka, donde las infecciones alcanzaron récords la semana pasada, lo que llevó al gobierno a iniciar medidas de bloqueo selectivas durante un mes a partir del lunes.

Una variante mutante de COVID-19 descubierta por primera vez en Gran Bretaña se ha apoderado de la región de Osaka, se ha extendido más rápido y ha llenado las camas de los hospitales con casos más graves que el virus original, según Koji Wada, asesor del gobierno sobre la pandemia.

Japón ha declarado dos veces un estado de emergencia que cubrió la mayor parte del país el año pasado, la más reciente justo después de Año Nuevo, cuando golpeó la tercera y más mortal ola de la pandemia. 

La ciudad de Osaka canceló los eventos de la Antorcha Olímpica allí, pero el primer ministro Yoshihide Suga ha insistido en que Japón llevará a cabo los Juegos según lo programado.

Hubo 249 nuevas infecciones en Tokio el lunes, todavía muy debajo del pico de más de 2.500 en enero. En Osaka, fue de 341, frente a un récord de 666 casos el sábado.

Se desconoce la verdadera extensión de los casos de mutantes, ya que solo una pequeña fracción de los casos positivos por coronavirus se someten al estudio genómico necesario para encontrar las variantes.

Un informe del Ministerio de Salud mostró la semana pasada que se habían descubierto 678 casos de variantes de Gran Bretaña, Sudáfrica y Brasil en todo el país.

Esos tres tienen la mutación N501Y y los dos últimos también tienen la mutación E484K. Las autoridades de Japón han encontrado 1,000 casos que solo tienen E484K.

Esa variante estuvo presente en aproximadamente el 70 por ciento de los pacientes con Covid-19 evaluados en un hospital de Tokio el mes pasado.