La historia de un padre sin piernas ni brazos que sacó adelante a sus hijas solo

No hay obstáculo para ser un buen padre. Así lo ha demostrado Pablo Acuña, un paraguayo que, aunque nació sin brazos ni piernas, se las ha arreglado para sacar adelante a sus dos hijas.

La vida de esta humilde familia no ha sido tarea facil. La esposa y madre de las dos hijas de Pablo los abandonó cuando la menor, tenía apenas unos meses de nacida.

Pero nada de eso le impidió trabajar y sacó adelante a sus dos pequeñas quienes actualmente tienen 26 y 29 años.

“Mi papá es mi mundo. Él es mi amigo, y confidente. Por eso dejé mi vida en Argentina y volví a Paraguay para poder cuidarlo, porque mi abuela ya no puede hacerlo” indicó Elida, la menor de sus hijas.

“Él no puede moverse solo, depende de alguien para ir al baño, pero sí puede atender su celular marcando con la nariz”, agregó.

“Prácticamente vive en su carretilla, que son como sus piernas». finalizo su hija menor.