La ONU informa sobre un número récord de mujeres y niños asesinados en Afganistán este año

Un número récord de mujeres y niños murieron o resultaron heridos en Afganistán en los primeros seis meses de 2021, dijo un informe de la ONU el lunes.

El país registró un aumento del 47 por ciento en el número de víctimas en el primer semestre de este año, en comparación con el año pasado, con 1.659 civiles muertos y 3.254 heridos, según el informe.

Las mujeres y los niños representaron casi la mitad (46 por ciento) del total de víctimas civiles. El 32 por ciento eran niños, con 468 muertos y 1.214 heridos, y el 14 por ciento eran mujeres, con 219 muertos y 508 heridos.

Esto significa que más mujeres y niños murieron y resultaron heridos en Afganistán en la primera mitad de 2021 que en los primeros seis meses de cualquier año desde que las Naciones Unidas comenzaron a llevar la cuenta sistemáticamente en 2009.

“Ruego a los líderes talibanes y afganos que presten atención a la sombría y escalofriante trayectoria del conflicto y su devastador impacto en la población civil”, dijo Deborah Lyons, representante especial del secretario general de la ONU para Afganistán.

“El informe proporciona una advertencia clara de que un número sin precedentes de civiles afganos perecerá y quedará mutilado este año si no se detiene el aumento de la violencia”, continuó.

El informe se publicó en un contexto en el que la administración Biden se moviliza para retirar las fuerzas estadounidenses del país devastado por la guerra a fines de agosto, y mientras los talibanes logran avances rápidos para controlar el territorio.

El informe de la ONU señaló que las bajas han aumentado drásticamente desde mayo, cuando los talibanes intensificaron sus operaciones militares y Estados Unidos y la OTAN comenzaron a retirar sus fuerzas.

El aleccionador informe también predijo que Afganistán tendrá la tasa más alta de víctimas civiles en un solo año en 2021 desde que comenzó a llevar registros en el país.

En mayo y junio hubo 2.392 víctimas civiles, de las cuales 783 murieron y 1.609 resultaron heridas, las tasas más altas para esos meses desde que comenzaron las estadísticas sistemáticas en 2009.

El informe señaló que gran parte de los combates en esos meses tuvieron lugar fuera de las ciudades, pero la ONU advirtió que si las batallas se trasladan a áreas urbanas, los resultados podrían ser catastróficos para el pueblo afgano.

Lyons imploró a los líderes afganos y talibanes que encontraran una manera de poner fin a la violencia.

“Detengan la lucha afgana contra afgana. Proteger al pueblo afgano y darles la esperanza de un futuro mejor ”, dijo.

La ONU dijo que las fuerzas antigubernamentales fueron responsables de casi dos tercios (64 por ciento) de las bajas civiles, mientras que los talibanes fueron responsables del 39 por ciento y el Estado Islámico fue responsable de casi el 9 por ciento. 

El dieciséis por ciento de las víctimas fueron indeterminadas. 

Mientras tanto, se culpó a las fuerzas de seguridad afganas por el 23 por ciento de las bajas y a los grupos armados progubernamentales por el 2 por ciento. 

La principal causa de bajas civiles fueron los artefactos explosivos improvisados, seguidos de los combates en el terreno y los asesinatos selectivos.