La principal activista por los derechos de las mujeres afganas se defiende y se niega a llevar burka

Durante toda su vida adulta, la activista de 35 años ha luchado incansablemente por los derechos de las mujeres en su tierra natal de Afganistán. Se ha enfrentado a la muerte y la destrucción para tomar la mano de las mujeres maltratadas, presionar para que las expectativas patriarcales se dejen a un lado, para que sus compatriotas sepan que sus vidas, y sus voces, importan.

“Mi corazón está roto porque la verdad es que nadie se preocupa por nosotros: el mundo, las Naciones Unidas. Estoy tan enojada y loca por nuestros supuestos líderes, aquellos que huyeron y nos dejaron sin nadie para asegurar a la gente ”, me dijo Fariha la semana pasada desde Kabul mientras yo estaba varado a 300 millas al norte en la ciudad de Mazar controlada por los talibanes. -e-Sharif. “Trabajamos por la democracia y, sin embargo, nos han entregado a un grupo terrorista. Vergüenza para ellos, vergüenza para todos los líderes. ¿Por qué dicen que valoran los derechos humanos? »

Quería decirle que al mundo todavía le importaba; solo mis palabras se sentían huecas y sin sentido. Pero, una y otra vez, su voz apagada por la ferocidad cobró impulso mientras hablaba consternada del presidente afgano Ashraf Ghani, quien huyó silenciosamente al extranjero con sus principales ayudantes y un convoy de dinero en efectivo antes de que los talibanes traspasaran las puertas.

Todo sucedió en un abrir y cerrar de ojos, se lamenta. En un momento, ella y sus tres hermanas estaban presionando juntas por un futuro mejor, y continuaban ampliando los muchos programas financiados por Estados Unidos implementados durante los últimos 20 años para empoderar a las mujeres afganas.

“¿Qué queda ahora de estos esfuerzos? El genocidio está ocurriendo en mi país ”, dice Fariha sin aliento, como si luchara por entender lo rápido que se hizo añicos todo su mundo.

Ella me dice que el burka es un «símbolo de opresión». Bajo ninguna circunstancia se comprará ni usará uno, a pesar del mandato de los líderes talibanes.

Conocí a Fariha en Kabul hace cuatro años y medio, su rostro amable siempre enfundado por diferentes pañuelos de seda que reflejan los colores del océano. Estaba repasando dolorosos expedientes de casos, buscando justicia para una mujer escondida dentro de una aldea remota en la provincia de Baghlan que había sido incendiada por su esposo enojado. En otro caso en ese momento, ella estaba luchando por un compañero afgano que fue asesinado y desmembrado por su esposo en la provincia de Helmand, pero el perpetrador aún no debía rendir cuentas a los ojos de la ley.

Para Fariha, era el tipo de trabajo que nunca terminaría. E incluso en ese entonces, se enfrentó a insultos y amenazas para continuar con lo que creía correcto, coordinando con varios departamentos gubernamentales, incluido el Ministerio de Asuntos de la Mujer y el Ministerio del Interior, para presionar por el enjuiciamiento.

“Ahora estamos sufriendo, con dolor; ahora estamos bajo la bandera de un grupo terrorista ”, dice Fariha.

Los tenaces activistas hablan en frases largas y poéticas sobre lo lejos que han llegado y lo rápido que todo se vino abajo. Aun así, ella no llorará. No se acobardará ante el duro gobierno de los talibanes y la estricta interpretación de la ley islámica, que convoca a las mujeres a sus húmedos sótanos y les prohíbe salir de sus hogares a menos que estén completamente cubiertas con un burka y escoltadas por un pariente masculino.

A los 35 años, Fariha tiene la edad suficiente para recordar sus primeros años de adolescencia bajo una regla tan aterradora: privada de educación, tratada como algo inferior a la propiedad.

“Solo estaba recordando los días oscuros. Estaba estudiando para mis exámenes parciales y recuerdo que escuché en la radio que los talibanes se habían apoderado de Kabul ”, recuerda. “Fueron seis años de silencio, de no poder hacer nada por ser mujer. Ni siquiera se me permitió salir a jugar «.

Los altos mandos del Talibán se han apresurado a afirmar que han cambiado , que no son la misma insurgencia brutal que masacró y arrasó su camino al poder hace 25 años.

Sin embargo, Fariha no se hace ilusiones de que algo será diferente. Y no se quedará quieta y permitirá que su arduo trabajo se deslice detrás del velo de malla del olvido.

«Nada ha cambiado. Los talibanes están tratando de decir que cambiaron su comportamiento solo para suavizar su toma de control ”, insiste, su pequeña voz ganando impulso. “No han cambiado ni cambiarán; se definen por su violencia, sus asesinatos, sus violaciones de los derechos humanos ”.

El jueves, Fariha y una pequeña contingencia de otros activistas salieron a las calles en protesta valiente, agitando los puños en la cara de los miembros del Talibán, negándose a cubrirse la cara, marchando junto a otros partidarios masculinos y ondeando la bandera nacional con vehemente disidencia. .

Fariha reconoce que, en muchos sentidos, la verdadera peor parte de su trabajo puede estar recién comenzando. Amigos en el extranjero, temiendo por su seguridad, le ruegan que se vaya. Sin embargo, hasta ahora, ella no irá.

“Afganistán es mi hogar. Puede que nos lleve cien años volver a tener nuestros derechos, los derechos que todavía teníamos hace una semana ”, añade Fariha. «Pero no lo aceptaré».