Las infecciones por COVID aumentan en las zonas rurales vulnerables de África

ZVIMBA, Zimbabwe – Para Pelagia Bvukura, que vive en una zona rural del centro-norte de Zimbabwe, COVID-19 siempre ha sido una «enfermedad de la ciudad», que afecta a los habitantes de la capital, Harare, u otras grandes ciudades distantes.

“No había ningún virus para nosotros. Solo escuchábamos que era en Harare u otras ciudades o cuando la gente de la ciudad moría y los enterrábamos aquí”, dijo recientemente, refiriéndose a la costumbre en Zimbabwe de que los que se mudan a la ciudad a menudo son enterrados en la casa rural de su familia.

Eso está cambiando ahora. Una nueva oleada del virus finalmente está penetrando en las áreas rurales de África, donde vive la mayoría de la población del continente, y se está extendiendo a áreas que alguna vez se consideraron refugios seguros contra infecciones que afectan a las ciudades con especial dureza.

Con instalaciones en el campo mal preparadas para combatir el coronavirus, a los residentes como Bvukura les preocupa que las próximas tumbas que se excaven puedan ser para sus vecinos, o incluso para ellos mismos.

Su aldea de Zvimba, a 110 kilómetros (68 millas) de Harare, aún no ha registrado un aumento importante en las infecciones, pero se encuentra en una provincia que es el epicentro actual del virus.

“Ahora está en nuestras puertas. Da miedo. No sabemos cómo protegernos. Nunca antes nos habíamos ocupado de un problema así ”, dijo.

Como muchos aquí, no llevaba máscara y aún no se ha vacunado.

África ha registrado más de 5,3 millones de casos y está experimentando la peor ola impulsada por variantes más contagiosas y mortales. El continente registró un aumento del 39% en nuevos casos en la semana del 14 al 20 de junio, según la Organización Mundial de la Salud.

Con granjas espaciadas, pocos visitantes y raras reuniones públicas, las áreas rurales parecían tan aisladas que atrajeron a algunas personas de las ciudades para escapar tanto de infecciones como de dificultades económicas.

“Era una falsa y peligrosa sensación de seguridad. Ahora se está desarrollando una tragedia ”, dijo el Dr. Johannes Marisa, presidente de la Asociación de Médicos y Odontólogos Privados de Zimbabwe en Harare.

La variante delta que ha devastado la India se ha detectado en al menos 14 países africanos, incluidos Congo, Mozambique, Namibia, Uganda, Sudáfrica y Zimbabwe, y no solo en las ciudades.

«Estamos empezando a ver una tendencia al alza en las zonas rurales y marginadas», dijo Edward Simiyu, director en Uganda del grupo benéfico Mercy Corps, en un comunicado a principios de junio.

En Zimbabwe, tres de los cuatro distritos bajo estricto bloqueo y declarados epicentros del brote se encuentran en la provincia predominantemente rural de Mashonaland West, que registró más de la mitad de los 801 casos notificados el fin de semana pasado. Otros puntos calientes también son en gran parte rurales, una novedad en este país.

“Vamos a ver muchas muertes, especialmente en las zonas rurales. El COVID-19 ahora viene de las zonas rurales ”, dijo Marisa, atribuyendo el pico a“ un alto grado de complacencia ”, falta de información y pocas vacunas, priorizando las zonas urbanas.

El virus también puede propagarse en los funerales cuando los habitantes de la ciudad regresan para visitar a sus parientes rurales.