Los Robots en el Futbol

Los robots sustituirán a los asistentes en el año 2030

El VAR podría ser sólo el primer gran paso en el inicio de la tecnología en el mundo del fútbol. El futurólogo británico Ian Pearson predice que para el año 2030 el mundo tecnológico estará tan avanzado que los árbitros podrían ser sustituidos por robots. Pearson, ingeniero de profesión, se dedica a hacer estudios para predecir cómo será el mundo en unos años y en uno de sus artículos más recientes se ha centrado en cómo la inteligencia artificial y las nuevas tecnologías podrían afectar al mundo.

Pearson, en su página web (futurizon.com), asegura que sus predicciones a 10 y 15 años vista tienen un 85% de fiablidad. Pero, en declaraciones a As, deja claro que la teoría no siempre es igual a la práctica: “Yo hablo de posibilidades tecnológicas. Lo que digo es que podría pasar pero otra cosa es que las autoridades del fútbol quieran que así sea y lo lleven a la práctica”.

El VAR espera ya acabar con muchas de las polémicas actuales y la tecnología en la línea de gol que se utiliza en algunas ligas como la Premier ya ha reducido notablemente los errores en goles fantasma. Pearson, no obstante, predice que dentro de una década tecnologías más avanzadas que el VAR podrían eliminar por completo los errores: “La tecnología, combinando robots, vídeos, inteligencia artificial… podría verlo todo. La clave está cuan lejos quieres llegar. ¿Quieres quitar los errores por completo? El ojo humano comete errores pero unos robots con la ayuda de drones sobrevolando por el campo permitirían verlo todo”.

Ian Pearson, Dice que la Inteligencia artificial en el futbol podrían tener un impacto decisivo en al apartado táctico hasta convertir al fútbol en un deporte prácticamente matemático. El entrenador podría llegar a utilizar a sus jugadores como si estuviese jugando a un videojuego desde una consola y sería capaz de predecir incluso los movimientos de sus rivales si la tecnología sigue evolucionando al ritmo que predice el ingeniero y futurólogo británico.

“Si un entrenador tiene acceso a ciertas máquinas contactadas a la inteligencia artificial pueden llegar a saber exactamente lo que hacen los jugadores rivales. Podría incluso entrenarse contra robots que imitasen los gestos de sus rivales, la manera de defender, de atacar…”, dice Pearson antes de ofrecer una interesante reflexión: “Creo que se deberían establecer una serie de reglas para prevenirlo porque daría una ventaja decisiva respecto a equipos que no pueden usarlo. Por ejemplo, en la Fórmula 1 y en otros deportes ya han tenido que limitar el uso de la tecnología para evitar este tipo de discriminaciones”.