Merelize Van Der Merwe posó con un corazón de jirafa ensangrentado en sus redes sociales.

La mujer, de 32 años, le cortó el órgano al animal luego de que le disparara,

La cazadora de trofeos generó una ola de críticas por las fotos del hecho, el cual define como su «regalo de San Valentin perfecto».

Además, la mujer publico orgullosa que su «maravilloso» esposo había pagado 1.500 libras (unos 7,5 millones de pesos colombianos) para que pudiera matar a la vieja jirafa en un parque de juegos. «Alguna vez te has preguntado qué tan grande es el corazón de una jirafa? Estoy sobre la luna con mi gran regalo de San Valentín!», publicó.

La mujer se defendió de las críticas y argumento que la muerte del animal en realidad ayuda a salvar especies amenazadas en Sudáfrica y que, además, ese día le dio trabajo a once personas y quedó mucha carne para los lugareños.