«No ha sido fácil para mí»: ha vivido tres años en una iglesia para evitar ser deportada

Maria Macario asegura que escapó de Guatemala luego de que el Ejército asesinara a su suegro y la amenazara a ella. En 2018 llegó a la iglesia First Parish, a las afueras de Boston, y desde entonces se ha refugiado allí para evitar ser encontrada por las autoridades migratorias.

«No ha sido fácil para mi estar separada de mi familia», asegura Maria, quien no se atreve a poner un pie fuera de la Iglesia por temor a ser deportada.

Sus esperanzas, como las de muchos en su condición, están puestas en futuras reformas migratorias prometidas por el presidente JoeBiden.