PAREJA DECIDIO QUE SU PERRO PERDIERA LOS OJOS ANTES QUE PAGARLE UN TRATAMIENTO Y LUEGO LO DEJO

Un perro mitad labrador, mitad sheperd busca una segunda oportunidad luego de que su familia tomará una serie de decisiones desafortunadas.

Inicialmente, sus dueños optaron por no tratar una infección, esto llevó a que terminara perdiendo la vista, pues tuvieron que sacarle los ojos.

Ante las dificultades que implicó tener un perro ciego en casa, la pareja decidió renunciar a Louis y lo llevó a una perrera.

En el hogar Helen Woodward Animal Center conocieron la historia y decidieron llevárselo.

Se dieron cuenta que, además, el perro tenía la pierna fracturada debido a un accidente de tránsito.

Entonces, se pusieron manos a la obra y lo cuidaron por varias semanas hasta que lograron que su salud mejorara considerablemente. Ahora le buscan una nueva familia.

Desde el miércoles, Louis está disponible para quienes quieran adoptarlo en California, Estados Unidos.