Por qué el príncipe Felipe nunca fue llamado rey

Era príncipe y duque, pero nunca rey.

La muerte del príncipe Felipe el viernes renovó la pregunta de por qué el noble título nunca fue otorgado al esposo de la reina.

Resulta que una antigua regla dentro de la monarquía es la razón: el título de rey solo se puede otorgar a quien hereda el trono. Eso significa que al marido de una reina gobernante se le conoce como príncipe consorte.

La regla, sin embargo, difiere para una mujer que se casa con un miembro de la familia real, como Kate Middleton, quien asumirá el título simbólico de Reina Consorte cuando el Príncipe William finalmente ascienda al trono.

Entonces solo conocido como el duque de Edimburgo, Felipe se convirtió en príncipe en 1957 cuando su esposa, la reina Isabel II, le otorgó el título una década después de su matrimonio.