Telarañas ‘apocalípticas’ tapizan Australia después de las inundaciones y la plaga de ratones

Como si las plagas de ratones y serpientes no fueran lo suficientemente malas, el sureste de Australia está cubierto de telarañas que evocan películas de terror después de las graves inundaciones en la región.

«Si las inundaciones no fueran suficientes, les doy, apocalipsis de araña», escribió el usuario en la foto que muestra telarañas cubriendo un campo en Gippsland, Victoria como carpas de circo sedosas. La concejal de Wellington Shire, Carolyn Crossley, incluso publico un clip espeluznante de la «telaraña ondeando en la brisa».

Las inquietantes redes aparecieron después de lluvias torrenciales y fuertes vientos que azotaron el área desde el miércoles, lo que provocó varias muertes y obligó a miles de personas a evacuar sus hogares.

Un usuario de Facebook que busca identificar las criaturas publico un primer plano de la página de identificación de la araña australiana, que muestra el arácnido «rojo y negro» sentado en el centro de la red.

A pesar de su semblante espeluznante, los arácnidos son en realidad Ambicodamus crinitus inofensivos, también conocidos como Araña Roja y Negra. Crearon las extensas viviendas de seda al retirarse a un terreno más alto para poder escapar de las tormentas.

«Es un hecho semi-regular en Victoria durante el invierno cuando recibimos la mayor parte de nuestra lluvia», dijo Ken Walker, entomólogo del Museo de Melbourne «Las arañas pueden hacer una amplia gama de sedas diferentes y una de las sedas que usan para este comportamiento, el globo, es una seda pequeña muy, muy fina que usan … para volar con la brisa».

Al encontrar un lugar de aterrizaje adecuado, los exiliados de ocho patas usan sus diminutos parasails para engancharse en las copas de la vegetación, que luego trepan rápidamente.

Walker explicó que el «evento de inundación masiva» llevó a millones de arañas desplazadas a desplegar sus lazos de seda de una sola vez, cubriendo efectivamente el campo con un velo de gasa como un campo de refugiados de arácnidos.